Blog

No te pierdas esta crítica de UN LECTOR sobre “Los atardeceres de Julia”

Esta crítica ya la publiqué hace un año 12010771_10205292228252311_1569065010111850845_o aproximadamente, pero me han pedido algunas seguidoras que vuelva a sacarla porque no la encuentran en mi Blog).

Muy señora mía: Yo me confieso:
Hace unos semanas que mi mujer va detrás de mí “obligándome” a que lea una novela que, según ella, me iba a gustar mucho.
Yo soy de leer prensa deportiva, novelas de historia, de ficción… Por lo que me resistía a leer una novela que me parecía otra cursilada de amores escrita por una mujer para deleite de otras mujeres.
Como veía que me iba a costar una buena discusión con ella, finalmente le hice caso, pensando en leerla por encima, saber un poco de que iba la cosa, y así que se quedara satisfecha.
Reconozco que cuando empecé a leerla, primero me excitó hasta términos que no le voy a desvelar aquí, pero que usted mejor que nadie sabrá que, tanto las mujeres como los hombres que la hayan leído, se habrán excitado de lo lindo. Pero, poco a poco, me fui metiendo en la historia y, ante la atenta mirada de mi mujer, que no me decía ni una palabra, aunque no dejaba de observar mi cara. Me enganchó de tal manera, que me la he cepillado en tres días.
Y qué quiere que le diga… Pues que me ha parecido una historia excelente, muy bien narrada, con una imaginación desbordante por su parte, aunque bien podría ser una historia real.
Describe muy bien los lugares donde se desarrolla y, aunque yo soy de tierra adentro, creo que he podido oler la brisa del mar en algún momento, sentir el frío de la nieve de Sierra de Navacerrada, la emoción de momentos muy íntimos cargados de pesares, sacando sentimientos de mi interior que no pensé que tendría…
En fin, que no descarto la idea de sorprender una noche de estas a mi mujer frente a la chimenea de casa, invitándola a tomarnos unas copas. (Los que la hayan leído sabrán por qué lo digo).
También la felicito por por habernos acercado a personajes tan entrañables como Julia, Javier, David, Óscar, Alfonso, Manuel y, por supuesto, a la entrañable Margarita, “La Tata.”
Un afectuoso saludo, y no deje de escribir, quizás mis gustos literarios se amplíen de aquí en adelante.
Ignacio Valverde Garrido

11312670_10204434631252922_8156740406870653882_o

Dejar un Comentario