Archives

Tagged ‘julia‘

Otro párrajo de Los atardeceres de Julia

Cuando Julia entró de nuevo en aquella casa, tuvo la sensación de como si todos los fantasmas del pasado la estuvieran esperando para abalanzarse sobre ella.

images-595

 

images-598Eran como presencias extrañas prestas a recordarle cada momento allí vivido un año atrás. De reperte, le pareció como si una fuerza malévola le absorviera toda su energía dejándola completamente bloqueada, sin apenas fuerzas, y percibiendo al mismo tiempo un olor denso y viscoso…

images-593

Un “trozo” de Los atardeceres de Julia

images-728“Quiero pedirte perdón por no haberme comunicado contigo en todos estos meses.

Antes de explicarte nada, quiero que sepas que me siento avergonzado por la última y desafortunada conversación que mantuvimos.

En mi delirio, en el que se mezclaron el alcohol con la desesperación, creo que fui altamente grosero contigo, de lo que ahora me arrepiento una barbaridad.

Conociéndote, como te conozco, sé que habrás estado muy preocupada sin tener noticas mías.

No he tenido conciencia del daño que os estaba haciendo a ti, y a los chicos.

He deambulado de un lado a otro sin control alguno, permaneciendo en moteles de carretera,  lugares totalmente inhóspitos, hecho una piltrafa, junto a una botella de alcohol como compañera inseparable.

De alguno de ellos me echaron sin contemplaciones, por portarme como un desequilibrado, rompiendo vasos y botellas contra la pared en los momentos en los que el exceso de alcohol me llevaba a lo locura.

images-777

images-776

 

Mi estado físico, y mental, era lamentable.

 

 

 

He llegado a pasar cinco días sin salir de una cochambrosa habitación, tumbado en la cama, borracho como una cuba, y comiendo, cuando el hambre y la conciencia me lo pedían, algún trozo de pizza.

No me he metido debajo del agua de la ducha en muchos días.

El mundo que estaba fuera del mío en esos momentos, nada me importaba.

Me hubiera gustado no despertarme del gradable sopor que me invadía cuando llegaba a perder la conciencia…”images-736

 

 

 

Otra crítica de Julia

images-670Buenas tardes.
No suelo dar mi opinión tras leer un libro al autor, aunque creo que éste lo recibiría con agrado siempre que sea positivo, pero en esta ocasión, no he podido evitar meterme en su Blog para saber algo más sobre la autora, y me ha emocionado comprobar que han sido muchas las personas que, como yo, también le han enviado su impresión.
Pues deseo decirle que la historia que narra en esta novela me ha llenado de emociones tan diversas que no sabría como describírselas. Lo único que puedo permitirme decirle es que no deje de escribir, y siga dándonos momentos tan entrañables, emotivos y, a la vez, tan reales como los que he podido leer en esta sorprendente historia.
Un cordial saludo.
Victoria Minguez Jiménez

Los atardeceres de Julia: Regalo de Reyes

Ya solo queda que lleguen los Reyes Magos para finalizar estas Navidades 2013-2014.
Y si me lo permites, te sugiero regalar un libro,
y entre los que escojas, te aconsejo que te dejes llevar por la magia, la emoción de LOS ATARDECERES DE JULIA.
Un novela llena de ternura, amor, sexo explícito y tragedia, cruda y emotiva,
que te mantendrá atrapado hasta la última página.
No te quedes sin ella.

Foto

La encuentras en el Corte Inglés, o en ebook: amazon.es
Y ya me contarás.
FELIZ 2014.
Foto

Un buen regalo de Navidad.

PARA LOS QUE TODAVÍA NO HAN LEÍDO MI NOVELA “LOS ATARDECERES DE JULIA”

1397097_10200858687816571_874344466_o

¡NO LO DUDÉIS!

UNA NOVELA DE AMOR, SEXO EXPLÍCITO Y TRAGEDIA, CRUDA Y EMOTIVA, QUE OS ATRAPARÁ HASTA LA ÚLTIMA PÁGINA, SORPRENDIÉNDOOS EN CADA CAPÍTULO.

MILES DE LECTORES LO CONFIRMAN EN ESTE MISMO BLOG,

DONDE LAS CRÍTICAS RECIBIDAS LO DICEN TODO.

 

LO ENCONTRARÉIS EN EL CORTE INGLÉS Y AMAZON.ES

PRÓLOGO DE LOS ATARDECERES DE JULIA

 

 

 

LOS ATARDECERES DE JULIA
PRÓLOGO
Para dar título a una obra compuesta en 1853, en honor del violinista romántico Joseph Joachim, algunos de sus íntimos amigos, Schumann y Brahms entre otros, utilizaron estas palabras: Frei, Aber Einsam. La pieza era una sonata para violín y piano en la que se incluyó un magnífico motivo musical formado por las notas fa-la-mi, equivalentes en español a las letras alemanas F-A-E. Constituían las iniciales del lema con el que el célebre violinista intentó dirigir toda su existencia. «Frei, aber einsam», «Libre, aunque solitario», bellísimas palabras de la que fue máxima vital del compositor.
La muerte tiene un precio y el amor tiene el suyo, que se suele pagar con soledad. La que siente la protagonista de este conmovedor relato de Celia Velasco-Saorí, al contemplar lo profundo del cielo durante los momentos en que se sienta en el banco del jardín para conversar con quien ya está ausente. Cada día, todos los días, sin apartar de él los ojos del recuerdo. Con los pensamientos llenos de nostalgia y lágrimas, y sintiendo rota el alma.
Libres, aunque solitarios…, como la protagonista y la autora…, porque los creadores necesitan encontrarse solos para desentrañar sus silencios. De ese modo es como llegan a hacerse audibles las voces de su propia verdad.
No he podido dejar de pensar, al leer esta novela, en otras tantas historias de amor conocidas por el cine y la literatura. Y en el hecho de los constantes finales de tragedia. La vida está llena de Romeos y Julietas con existencias llenas de belleza y desdicha, como si un sino implacable uniera tenazmente esos dos términos. Y es que tal vez se equivoque quien piense que el amor y la muerte son destinos distintos. La enamorada amante, agotada de soñar cada noche el amor ausente, despertaba, también cada mañana, revolviendo las sábanas para ver si algún pedazo de sueño se había quedado enganchado entre ellas… Cada mañana, hasta que no pudo más…
Generalmente los libros nos abren horizontes de mundos por descubrir; el recorrido va dejando una galería de estampas y personajes que nos salen al encuentro. Sin embargo, más que lo que vamos a ver y a descubrir, de novelas como ésta, nos interesa su dimensión interior, la que se produce no a través de los hechos, sino de las emociones y el corazón.
Celia Velasco-Saorí transita, en estas páginas, a través de la dimensión que no es otra que la del alma. Y lo hace dejando plasmados unos sentimientos que resultarán familiares a cualquier lector… Porque ¿quién no ha experimentado alguna vez pasiones semejantes a las que aquí encontramos?
El lector que se sienta vivo, sin duda, quedará conmovido por la intensidad de esta historia.
Ubaldo Gutiérrez Martínez
Profesor de Literatura Profesor de Sociología en la Universidad de Periodismo (Granada)
Foto: LOS ATARDECERES DE JULIA
PRÓLOGO
Para dar título a una obra compuesta en 1853, en honor del violinista romántico Joseph Joachim, algunos de sus íntimos amigos, Schumann y Brahms entre otros, utilizaron estas palabras: Frei, Aber Einsam. La pieza era una sonata para violín y piano en la que se incluyó un magnífico motivo musical formado por las notas fa-la-mi, equivalentes en español a las letras alemanas F-A-E. Constituían las iniciales del lema con el que el célebre violinista intentó dirigir toda su existencia. «Frei, aber einsam», «Libre, aunque solitario», bellísimas palabras de la que fue máxima vital del compositor.
La muerte tiene un precio y el amor tiene el suyo, que se suele pagar con soledad. La que siente la protagonista de este conmovedor relato de Celia Velasco-Saorí, al contemplar lo profundo del cielo durante los momentos en que se sienta en el banco del jardín para conversar con quien ya está ausente. Cada día, todos los días, sin apartar de él los ojos del recuerdo. Con los pensamientos llenos de nostalgia y lágrimas, y sintiendo rota el alma.
Libres, aunque solitarios..., como la protagonista y la autora..., porque los creadores necesitan encontrarse solos para desentrañar sus silencios. De ese modo es como llegan a hacerse audibles las voces de su propia verdad.
No he podido dejar de pensar, al leer esta novela, en otras tantas historias de amor conocidas por el cine y la literatura. Y en el hecho de los constantes finales de tragedia. La vida está llena de Romeos y Julietas con existencias llenas de belleza y desdicha, como si un sino implacable uniera tenazmente esos dos términos. Y es que tal vez se equivoque quien piense que el amor y la muerte son destinos distintos. La enamorada amante, agotada de soñar cada noche el amor ausente, despertaba, también cada mañana, revolviendo las sábanas para ver si algún pedazo de sueño se había quedado enganchado entre ellas... Cada mañana, hasta que no pudo más...
Generalmente los libros nos abren horizontes de mundos por descubrir; el recorrido va dejando una galería de estampas y personajes que nos salen al encuentro. Sin embargo, más que lo que vamos a ver y a descubrir, de novelas como ésta, nos interesa su dimensión interior, la que se produce no a través de los hechos, sino de las emociones y el corazón.
Celia Velasco-Saorí transita, en estas páginas, a través de la dimensión que no es otra que la del alma. Y lo hace dejando plasmados unos sentimientos que resultarán familiares a cualquier lector... Porque ¿quién no ha experimentado alguna vez pasiones semejantes a las que aquí encontramos? 
El lector que se sienta vivo, sin duda, quedará conmovido por la intensidad de esta historia.
Ubaldo Gutiérrez Martínez
Profesor de Literatura Profesor de Sociología en la Universidad de Periodismo (Granada)PRÓLOGO

Crítica de LOS ATARDECERES DE JULIA desde París.

 

Desde París, recibo una preciosa postal de “Pyramide du Louvre”, de mi amigo Pedro Gamundí, quien se llevó bajo el brazo LOS ATARDECERES DE JULIA para leerlo en la soledad de su casa parisina.
Espero que podáis leer sus palabras. A mi me ha emocionado.
Gracias Pedro.

 

“Pedazos de Julia”

Julia Maldonado se casó a los 19 años con su amigo de toda la vida e hijo del socio de su padre, David Salgado, un buen hombre y un buen partido. El día de su boda, lucía un impresionante vestido confeccionado por uno de los diseñadores más importantes del momento, Pertegaz. En la ceremonia se dieron cita lo más granado de la sociedad mallorquina, así como numerosos empresarios hoteleros llegados de toda Europa.
Foto: Julia Maldonado se casó a los 19 años con su amigo de toda la vida e hijo del socio de su padre, David Salgado, un buen hombre y un buen partido. El día de su boda, lucía un impresionante vestido confeccionado por uno de los diseñadores más importantes del momento, Pertegaz. En la ceremonia se dieron cita lo más granado de la sociedad mallorquina, así como numerosos empresarios hoteleros llegados de toda Europa.

Critica

Begg Villegas del Val compartió tu foto.
“Los atardeceres de Julia” por Celia Velasco-Saorí. Adictiva, emocionante y tierna, como la vida misma, un bálsamo para los sentidos. Os la recomiendo 
Permanecieron en silencio, abrazados, colmándose de caricias durante minutos eternos. Él le siseó al oído: Jamás había deseado tánto a una mujer. Te amo como no creía que podía amarse. Me da miedo abrir los ojos y que desaparezcas, porque estés sólo en mi sueño.... No es normal que a mi edad, me hagas tener el vigor de un chaval de treinta... (Los atardeceres de Julia)
Permanecieron en silencio, abrazados, colmándose de caricias durante minutos eternos. Él le siseó al oído: Jamás había deseado tánto a una mujer. Te amo como no…Ver más
Me gusta ·  · Hace 21 minutos a través de su celular · 

  • Celia Velasco-Saorí Gracias Begg, veo que has captado perfectamente el sentido de la historia. Muy agradecida por tu comentario.

Onda Cero – 30 Julio 2013

Onda Cero

El próximo 30 de Julio a las 13:15 horas Celia Velasco Saorí estará en directo en el programa Mallorca en la Onda desde el Club Náutico de Palma dónde se desarrolla la Copa del Rey de vela.