Archives

sexoenlared.com

Crítica de un lector sobre sexoenlared.com

Hay que reconocer lo difícil que es conseguir escribir algo que hasta hace nada era pura utopía, y que ahora, con un estilo de las mejores plumas, salen a relucir historias relacionadas con el sexo con una naturalidad y estilo sobresaliente. Y me estoy refiriendo a la segunda novela de Celia Velasco-Saori. Enhorabuena, y os aconsejo, solo a los adultos, que no dejeis de leer esta singular novela.

Guillermo Guaps.

10828005_10203389874054645_6677595144083165806_o

Nueva crítica de “sexoenlared.com”

sexoenlared.com es una novela escrita con una sensibilidad fuera de lo común. Una novela llena de realidades que todos los días vivimos o “queremos” vivir. Una novela que retrata con toda la sinceridad de que es capaz un ser humano, en este caso una excelente escritora como en este caso CELIA VELASCO-SAORÍ, que con una delicadeza extraordinaria nos muestra con exactitud todo lo que vivimos sexualmente hablando. Un gran aplauso por la valentía de la autora que nos traslada al mundo que siempre hemos 10828005_10203389874054645_6677595144083165806_oquerido mantener oculto. Gracias por tu valentía querida Celia y dejemos ya de “tabúes” que no conducen más que a confundirnos y demos paso a la realidad. Gracias a la autora para darnos la oportunidad de leer historias tan naturales como la vida misma. Gracias.

Guillermo Guasp

 

Crítica en Amazon de “sexoenlared.com”

Formato: Versión Kindle Compra verificada12052338_10205301757530537_7699854289352058753_o
Por fin, una Luz entre tantas sombras maleducadas.
Sin quitar que la autora llama al pan y al vino por su nombre, esta historia real rebosa elegancia y sensibilidad.
Además está muy bien escrita, se agradece el cuidado y el mimo de la autora.
Me han gustado mucho las reflexiones de la protagonista, son remarcables.
Enhorabuena a la autora y a vosotros cuando la leáis.

Crítica de un lector sobre sexoenlared.com

12239497_10205494747955177_4926852129506731185_nHola Celia, por fín he podido terminar de leer tu magnífica novela SEXOENLARE.COM.
Paso a darte la impresión que me ha causado.
Ante todo tu forma de escribir es excelente. A pesar de haberme gustado bastante más tu primera obra LOS ATARDECERES DE JULIA, he de confesar que esta, sin duda alguna, te ha costado muchísimo más poder llevarla a cabo. El tema es lo suficientemente delicado como para conseguir que ninguna de las facetas de la historia puedan copiarse unas entre si, cosa muy difícil cuando el sexo es la base principal de la trama, y que además debías ceñirte a lo que los llamemos protagonistas de la RED te decían.12052338_10205301757530537_7699854289352058753_o
Me imagino la ardua tarea por tu parte de ir clasificando uno a uno los que de una forma u otra podrían interesar al lector. Realmente para mi no es precisamente lo mas interesante de esta novela erótica/porno, (perdona lo de porno, pero si no era tu intención, hay muchos momentos que lo es). Lo realmente interesante para mi gusto está precisamente en lo que redactas de forma sublime de los momentos REALES con los dos hombres y con Alicia, ahí es cuando tu destreza se palma de forma real y llena de emoción. Quiero decir con ello que cuando expresas tu proceder es cuando realmente suben los enteros del lector, por lo menos es lo que me ha ocurrido a mi; igualmente que cuando habla Galilea o Valentina supera en mucho a todo cuanto puedan decir “tus chicos” de la RED.
Con ello creo que dejo claro que los escritos que nacen de tu pluma son “como he dicho antes”: EXCELENTES.      10676186_10203577224618292_7186079062062208753_n-2
Y como ya te comenté en la de JULIA, tus obras van muy dirigidas al sexo femenino, a pesar que a mí me ha gustado mucho. Mi más sincera enhorabuena Celia. Espero impaciente a edición de tu próxima novela. Espero que no me excita tanto como esta, y si lo hace, bienvenida sea la excitación.
Admiro tu esfuerzo y tu buen hacer.
Un beso.
Guillermo Guasp

 

 

Cómo vivir con un reportero y no morir en el intento

Celia Velasco nació en Madrid, pero llegó a Mallorca cuando cumplió 18 años, y es en esta isla donde inició y desarrolló su trayectoria profesional. Desde azafata de vuelo en la mayor época de esplendor de la aviación, a redactora de prensa y locutora, acabando en el mundo de la Comunicación como empresaria, donde abarcó todas sus facetas: publicista, editora de libros propios e institucionales, organizadora de eventos, jefa de gabinete de prensa para importantes empresas de distintos sectores, y un largo etc., lo cual la convierte en una comunicadora por excelencia.

Debido a una serie de experiencias personales y profesionales que la sumergieron en una profunda crisis existencial, se vio en la necesidad de buscar salida a un proceso depresivo, llevándola a refugiarse en un mundo que siempre la había apasionado: escribir historias.

Esta decisión cambió su vida radicalmente. Su intención era conseguir que esta terapia le sirviera para ocupar largas horas en las que no tenía nada mejor que hacer. Pero sus obras cayeron en manos de gente cualificada literariamente, quienes le aconsejaron publicar su primera novela.

Y así, en poco más de dos años ha sacado a la luz dos de ellas, teniendo otras tres esperando su turno. No tiene prisa en publicar, pues su perfeccionismo la obliga a leer, releer y modificar sus escritos numerosas veces.

De su primera obra, “Los atardeceres de Julia”, se está haciendo la adaptación para guión cinematográfico, con banda sonora compuesta por el maestro Biel Durán.

Celia Velasco

-Celia, en tu último trabajo publicado “sexoenlared.com”, afrontas el tema que da nombre a la novela, apoyándote abiertamente en las experiencias de personas que, sin saberlo, se han convertido en “coautores” del libro.

-Esta novela ha sido la que más trabajo me ha costado escribir. Principalmente por la temática que quería desarrollar: cambiar la imagen del “príncipe azul” de la novela romántica-erótica que tan de actualidad está en los últimos años, por la del hombre real, el que busca una cita esporádica con una mujer.

-Y cómo conseguiste comunicarte con esos hombres?

– No encontré otra manera mas fácil que entrar en la Red, en las páginas de contactos de sexo. Abrí varios perfiles, me puse el “disfraz de amante virtual”, y fui captando a los que serían mis protagonistas. Huelga decir que buscaba una clase de hombre muy especial: culto, educado, ocurrente, que supiera redactar y, principalmente, que tuviera mucha imaginación, ya que para llegar a esa cita que deseaban, primero les pedía que mantuviésemos un intercambio de mensajes a través de los cuales nos iríamos conociendo, a la vez que debíamos crear entre ambos una historia romántica, sensual, sexual, con ciertas gotas de erotismo, en la que contaran como se imaginaban ese primer encuentro.

-¿Qué curiosidades nos puedes comentar derivadas del formato atípico de “sexoenlared.com”? Por los cientos de contactos virtuales que mantuviste para escribir esta novela, suponemos que has adquirido unos valiosos conocimientos sobre relaciones humanas.

sexo en la red

-Humanas y sexuales. Y, principalmente, he comprobado como una mujer puede manejar a un hombre… si sabe hacerlo. En este caso, ellos hacían todo cuanto yo les pedía a fin de conseguir su propósito: una cita. Pero yo era la que tenía el AS en la manga. Y todo finalizaba cuando había conseguido mi objetivo: sus narraciones.

-¿Fue sencillo encontrar los personajes que necesitabas?

-A decir verdad, conseguir esos perfiles que buscaba fue un trabajo arduo, por lo que varios cientos de ellos terminaron en la papelera.

-¿Cómo calificarías esa experiencia? ¿Cómo te ha afectado a nivel personal esta información recibida?

-La calificaría como una experiencia singular. Mantener relaciones virtuales con hombres anónimos, hacía que a veces me sonrojara, pese a no verles la cara. Y gracias a poder mantener mi anonimato tras la pantalla del ordenador, pude ponerme a su altura y contestar con coherencia a sus mensajes, expresándome con una fluidez que jamás pude imaginar.

-¿Cómo definirías a los hombres con los que has contactado?

-Debo reconocer que llegué a coger cierto afecto a alguno de ellos, cuando comprobé cómo se metían el papel que les solicitaba, sorprendidos por haber encontrado en la Red a una mujer de unas características tan poco frecuentes en una página de contactos.

-¿Sabías cómo debía terminar esta novela?

-Podía haber hecho una trilogía, algo que tan de moda está en este tipo de novelas, pero creí que la finalidad que deseaba darle a esta historia ya estaba más que alcanzada.

-¿Qué sentiste al poner fin?

-Al terminar la novela me sentí vacía. Me daba la sensación de haberme aprovechado de la confianza de todos ellos. Pero también es cierto que hay que buscar las fuentes que se precisan para conseguir la información que necesitas para construir una historia. Y, aunque he tratado todos los mensajes que nos intercambiamos con absoluto respeto, sin cambiar prácticamente nada de lo que me han escrito, no he dado dato alguno que pueda identificarlos. Solo ellos y yo sabemos quienes somos.

presentación libro sexo en la red

-Por qué eliges una mujer madura para que sea la protagonista de tu primera novela “Los atardeceres de Julia”.

-No la elegí, surgió así. Julia es una mujer de cincuenta años, de clase social acomodada, que empieza a plantearse lo sola que se encuentra cuando sus hijos se casan y abandonan la casa familiar. Su marido, siempre de viaje por motivos de trabajo, hace que empiece a pensar en ella misma, descubriendo que su vida está vacía, y que nunca se ha sentido viva como mujer, momento en el que su cuerpo experimenta sensaciones jamás sentidas.

¿Crees que Julia podría ser el icono de otras muchas mujeres en la misma situación?

-Te asombraría saber cuántas mujeres han contactado conmigo para contarme sus experiencias más intimas con sus maridos o parejas una vez que han leído la novela, en la que se han visto reflejadas con Julia Maldonado. Cosas que, quizás, nunca se hubieran atrevido a confesar, ni siquiera a una íntima amiga. Y, sin embargo, a mí, que no me conocían personalmente, me confesaron su secreto. Incluso, a veces, me hicieron preguntas, convencidas de que yo pudiera darles la respuesta adecuada. Me ha resultado gratificante comprobar cómo ha calado esta historia en las mujeres. Creo que, aunque es una novela totalmente imaginada, pueden verse en ella reflejados miles de casos.

-En “Los atardeceres de Julia” se interpreta parte de la idiosincrasia mallorquina, bien descrita y ubicada en paisajes de la isla. Me llamó mucho la atención cuando relatas de manera tan certera el origen del boom turístico en Mallorca, y por qué la mujer mallorquina adquirió tanta trascendencia en este proceso. ¿Podrías comentarlo para nuestros lectores?

-Bueno, esa época no la viví, pero en ocasiones he oído comentar como se inició el boom turístico en las Islas Baleares, por lo que me pareció que podía ser interesante contarlo. Para ello tuve que llevar a cabo una amplia investigación. El escritor debe informarse sobre todos los datos que quiere reflejar en la historia que cuenta. Pensé que el lugar en el que vivo era el ideal para iniciar esta novela. Y aunque me centro principalmente en la idiosincrasia de la gente de la isla, y describo algunos de los preciosos rincones que hay en ella, también aparecen otros lugares, como la Sierra de Madrid, Navacerrada, y la preciosa ciudad de Santander.

-De todos es conocida la interacción entre tu marido, Pedro Prieto, y tú. Sabemos que él influyó de manera determinante en tu decisión de ponerte a escribir. Aunque él es periodista, no captamos similitudes entre vuestra manera de relatar. ¿Es difícil no contaminarse, en el estilo, en la forma?

-Yo también hice mis pinitos en periodismo durante más de diez años. Mi marido fue mi maestro. Empecé cubriendo las típicas ruedas de prensa, pasé por distintas secciones del periódico, hasta hacer de paparazzi persiguiendo a los famosos. Él ha recorrido más de medio mundo buscando la noticia, a ser posible que protagonizara algún mallorquín, ya fuera en guerras, tsunamis, terremotos, así como en otros escenarios, por lo que hay que ser de una pasta muy especial para hacer las cosas que él ha llegado a hacer. Por otra parte, escribir para un periódico es muy distinto a contar una historia en un libro. En una novela puedes expresarte con todos los caracteres que te de la gana, no hay límites, puedes adornar lugares, situaciones, personajes… Pero no así en periodismo.

El protagonista principal de una novela es producto de  la imaginación que el escritor le pone a la historia que desarrolla. Sin embargo, en periodismo, tienes que amoldarte a redactar una noticia en el especio que te dan.

-El compositor Biel Durán está ultimando los detalles de la banda sonora sobre “Los atardeceres de Julia”. ¿Qué sentiste al escucharla?

-Una emoción difícil de expresar. Biel Durán es un gran compositor. Con un piano puede tocar lo que quiera, desde una bella sinfonía, hasta jazz, country…etc. Es un maestro, en pocas palabras. Y cuando me dijo que había compuesto la banda sonora para mi novela, sin haberme dicho nada hasta no haberla concluido, sentí como un subidón de adrenalina, pues, a la vez, Javier Gutiérrez, guionista y director de cine, ya estaba haciendo el guión de la misma. Cuando la escuché, pude llegar a sentir en cada nota alguna de las secuencias que he contado en la novela. Casi podía ver las imágenes a través de las notas que salían del piano. Creo que si llevamos a cabo la película, será lo mejor que me haya pasado en esta época de mi vida.

-¿Alguna vez pensaste que llegarías a escribir una novela y que se publicaría con una gran crítica por parte del público?

-Jamás. Aunque siempre me ha gustado escribir. Pero a veces pienso en unas palabras que me dijo mi profesor de literatura, el ilustre escritor y poeta Gerardo Diego: “Usted tiene que ser escritora”. Ni en sueños llegué a pensar que un día me dedicaría a ello.

-Antes de meterte de lleno en el mundo de la comunicación fuiste azafata de vuelo, lo que te permitió conocer muy diferentes culturas y lugares. ¿Qué te atrajo de Mallorca? Y, como escritora, ¿qué ventajas e inconvenientes tiene vivir en una isla?

-Nací en Madrid, viví más de dos años en Londres, dos grandes ciudades, por lo que cuando me destinaron a una isla tan preciosa como Mallorca, me pareció entrar en el paraíso. Viajé por medio mundo siendo azafata, pero regresar a la isla era para mi como el descanso del guerrero. Como escritora, edito, presento y promociono mis propias novelas, por lo que no veo más que ventajas vivir en un lugar pequeño, cómodo, lejos del mundanal ruido de una gran ciudad… Aunque no dudo que quizás se me podrían abrir más puertas si viviera en Madrid, donde tendría mayores contactos. Pero no cambio la tranquilidad de esta isla por nada del mundo.

-Leyendo tus novelas apreciamos diferentes y variados matices que forman parte de la naturaleza del ser humano: el sexo, a veces muy explicito, la decepción, la esperanza, etc., pero siempre observamos una sensibilidad, un evidente respeto hacia toda persona y  circunstancia. ¿De qué manera influye tu bagaje en la vida para desarrollar ese punto de vista?

-Creo que el bagaje de mi vida, en el que he desempeñado trabajos muy diversos, puede influir algo en la manera de expresarme, pero, desde mi punto de vista, lo más significativo en un escritor está en su  sensibilidad y en su imaginación.  Y esto es lo que capta el lector.

-¿Cómo crees que será la evolución natural en este mundo cambiante, donde las relaciones clásicas dejan paso a ritmo vertiginoso a nuevas maneras de comunicarse e interactuar?

-Cada vez las nuevas tecnologías van dejando atrás muchos elementos que hasta ahora eran necesarios para comunicarnos. Creo que es una lástima que incluso nos olvidemos del timbre de voz de un amigo, porque la posibilidad de enviar un WhatsApp, que recibe en una fracción de segundo, evita que levantemos el teléfono para hablar. Aunque hay que reconocer que internet, y toda la  tecnología puesta a nuestro alcance, nos ha facilitado mucho la vida a la hora de buscar información, que se actualiza al momento. El progreso es bueno si se sabe utilizar en su justa medida.

 

-En tu familia hay varios miembros muy creativos, como se entiende normalmente el termino, ¿la creatividad que te rodea cotidianamente facilita la llegada de las “Musas”?

-El primer creativo de la familia fue mi marido, haciendo un periodismo muy distinto respecto al que venía haciéndose. Más tarde, mi hijo, Carlos, nos sorprendió a todos con el dibujo, e inmediatamente después con la pintura, alcanzando grandes éxitos no sin grandes esfuerzos. Y la última en meterme en este mundillo de la creatividad, en este caso la literaria, fui yo. Las musas en el caso del periodismo, no existen. Lo que existe es la noticia. Y en el caso de un pintor o escritor, las musas tienen mucho que ver. Hay días que te sale todo sin darte apenas cuenta, y otros que te estancas y decides centrarte en otra cosa hasta que esas musas o ideas vuelvan a visitarte. Pero ya sabes aquello que dice: “Cuando lleguen las musas, que te pillen trabajando.”

¿Cuál es tu opinión sobre la fama? Cómo observas este asunto, desde tu posición privilegiada, sobre todo porque por tu actividad profesional has estado rodeada de multitud de personajes públicos, políticos, artistas, etc.

-La fama es efímera. Hoy puedes estar arriba, y dos días después nadie se acuerda de ti. Lo más sensato es tener siempre los pies en el suelo y estar satisfecho con lo que haces.

-Al parecer la escritura ha sido una especie de terapia eficaz para ti, ¿por qué la recomendarías?

-Para mí ha sido una gran terapia. Ahora no puedo pasar un día sin sentarme frente al ordenador. Pero para escribir tienes que tener algo que contar. Por ello, considero que hay muchas otras actividades que pueden llenarte en un momento de flaqueza, como es la música, la pintura, la escultura, el cine, el teatro…

-Es un tema muy amplio pero me gustaría que nos dieras unas pinceladas de tu filosofía personal.

-Algo tan simple como “vive y deja vivir”. Sé fiel contigo mismo. Disfruta de la que haces, y sé sincero con los demás.

-Y por ultimo, Celia, ¿qué novela quisieras escribir, que tema te llama la atención y te gustaría desarrollar?

-Nunca sé lo que voy a escribir. No me planteo una temática concreta. Nunca he creado un boceto previo. Me siento frente al ordenador y surge una historia. Son mis personajes los que me ayudan a ir desarrollándola. Dejo que la mente fluya por si sola. Con la única novela que sabía lo que quería escribir fue con “sexoenlared.com”. Estaba un poco harta de tanto“príncipe azul” en novelas románticas con toques de erotismo, fantasías muy lejanas a la realidad, por lo que me propuse dar al lector algo tan real como la vida misma.

Durante las horas que he compartido con Celia Velasco he podido descubrir la cercanía y carisma de la escritora, y el tiempo ha volado. Dando por concluida la entrevista me despido de ella en su despacho.

La compañía de Lucas, su fiel mascota, que ha podido compartir muchos momentos del proceso creativo de la autora, y que al mismo tiempo ha sido testigo de muchos de los instantes de inspiración y trabajo que supone el hecho de escribir intentando llegar a un público, que en el caso de Celia, es fiel a su sinceridad, a su cercana y efectiva manera de relatar.

sexoenlared.com una tesis sobre sexo

De las seis novelas que tengo escritas (dos publicadas: LOS ATARDECERES DE JULIA, y “sexoenlared.com” ambas con una enorme aceptación entre los lectores), tengo que confesar que ninguna me había costado tanto trabajo como esta última.
“sexoenlared.com” es una novela de ficción basada en una realidad. Una tesis sobre el comportamiento de los hombres frente al sexo en la Red. Para conseguirlo tuve que ponerme el disfraz de “amante-virtual” e ir sacando lo que pretendía de ellos, que no era otra cosa que saber cómo reaccionarían ante las peticiones de una mujer muy distinta a la que ellos buscaban, pues estas webs, son para un “aquí te pillo, aquí te mato”.
Les proponía algo tan poco usual en la Red, como que me conquistaran a través de un intercambio de emails para ir conociéndonos, y que crearan una historia imaginaria de como pensaban que podría ser esa primera cita que deseaban mantener conmigo. Deseché a cientos por no darme el juego que deseaba, quedándome con hombres de una gran cultura, imaginación, educados, apasionados… que finalmente se convirtieron en los protagonistas anónimos de la novela.
He pasado por momentos de gran tensión y -obviamente- excitación al tener que ponerme a la altura de sus relatos para completar cada capítulo, observando en ellos que, si hubiera aceptado esa cita, que era la finalidad que todos tenían, de todo lo que llegaron a contarme, poco se hubiera cumplido.
El estar detrás de una pantalla te da el valor de decir lo que, casi con total seguridad, jamás te atreverías a decir si tuvieras a la otra persona frente a ti, porque la imaginación es desbordante.
10462429_10204900567576613_5255937709290401427_o-1

Como surgió escribir “sexoenlared.com”

 

 

 

images-51Cuando una escritora se tiene que disfrazar de amante-virtual con el único objetivo de conseguir a los protagonistas de su novela, debe tener la osadía y el valor de apuntarse a las páginas sexuales en la Red con distintos perfiles. Además de confiar en sí misma para que, de una manera muy sutil, a fin de que no descubran sus intenciones, llegue a convencer a las decenas de hombres que se ponen en contacto con ella. Hombres que tan solo han ido a buscar unas horas de sexo con una desconocida, 11745414_148654758800205_7076877223193462216_ny que terminan aceptando entrar en el juego que ésta les propone si desean mantener un encuentro carnal, algo que nunca llegará a producirse, aunque ellos no lo saben.

Pero para conseguir conocerla, les pide intercambiar una serie de emails, en los que, entre ambos, vayan creando una historia imaginada: cómo podría ser esa primera cita, donde no debe faltar la pasión, pero con un toque de romanticismo.

Y, finalmente, esa mujer les atrapa en su “tela de araña”, cuando aprecian en ella unas características muy distintas a las mujeres que han encontrado en esa web, causándoles cierta confusión y mucho morbo.

De esa manera, y tras dos largos años, terminó saliendo: “sexoenlared.com”

Una novela sin príncipes azules, con hombres reales, y “NO apta para mentes cerradas.”

11110206_10204434853018466_1129409911577259259_o

 

Nuevo anónimo protagonista de “sexoenlared.com” se presenta.

images-44

Mensaje para una escritora “alias María”.

Me han hecho falta más de tres meses en decidirme a contestar a la auténtica “María”, que no es otra que una escritora llamada Celia Velasco-Saorí, quien en su afán de conocer mejor a los hombres para hacerles protagonistas de su novela, decidió meterse en una página de contactos y enredarles en su tela de araña. Muy bien tejida, por cierto, pues he comprobado la calidad de moscas de toda índole y categoría que también se enredaron en ella.

images-45

El título de la novela me hizo sospechar y decidí comprarlo. Y allí estaba yo cual inocente “seducido” por una mujer que se escapaba de todo lo que hasta el momento había encontrado en la red.

Tengo que confesar que, mientras iba leyendo, me asustó que los datos de los “captados” pudieran delatar al “infractor”, pero comprobé el tacto y seriedad de esa mujer que nos llevó hasta donde ella quiso, sin perjudicar nuestro anonimato.

Solo decirte que has conseguido una brillante historia, alejándote de las dulzonas y fantasiosas historias que se cuentan en este tipo de novelas.

images-11

Me alegro de que hayas contado mi capítulo tal y como ocurrió, y que me dejó con mal sabor de boca al ver que desaparecías de mi vida sin haberte “catado”.

Siempre tuyo.

Aries

 

 

¿Como se fraguó la idea de “sexoenlared.com”?

La editora de Jennifer Turnner, escritora de éxito de novela romántica, le pidió que debía escribir una historia romántica-erótica, pero huyendo de los “príncipes azules” que tan de moda se habían puesto en este género durante los últimos años.

Jennifer, mujer de 26 años (enclaustrada en su casa de Aranjuez siempre delante del ordenador escribiendo sus novelas), que jamás había mantenido relaciones sexuales, se devanó la cabeza pensando la manera de conseguir la difícil tarea encomendada. Tras leer libros antiguos sobre sexualidad, creyó que la mejor manera de narrar una historia actual, era la de saber lo que el hombre del año 2014 buscaba, necesitaba o hacía.11024796_10203952417357876_909963406131867151_n

Para ello, no vio otro camino que meterse en las páginas de contactos sexuales. Se puso el disfraz de “amante-virtual”, abrió varios perfiles falsos, y buscó a los que podían ser sus protagonistas.

 

 

Ardua labor la suya, pues por esas páginas llegó a encontrar “de todo”. Pero ella buscaba a hombres muy concretos: educados, inteligentes, que supieran meterse en el juego que ella les proponía, mantener una serie de intercambios de mensajes en los que se imaginaran como podría ser esa cita que le pedían, a fin de irse conociendo mejor: su personalidad, sus gustos y, principalmente, la creatividad que le ponían a la hora de crear una historia imaginada, aunque la finalidad era siempre la misma: llegar a mantener una cita real y sexual.     1503361_10203431695180147_669000158502894640_n

La dificultad más grande fue ponerse ella a su altura, a fin de seguir manteniendo esos correos de ida y vuelta. Pero armándose de valor, llegó a conseguir su propósito, manteniendo una sexual correspondencia con cada uno de ellos, hombres que no entendían como una mujer de su talento literario, educación, simpatía y, sin dudar que le acompañaba un físico parejo a lo que sus escritos demostraban, se metiera en estas webs buscando un escarceo sexual.

10940466_10203712757806537_1284892853952286625_n

Ella era la que se guardaba un AS en la manga, manejando los tiempos, y una vez conseguida su finalidad, cortaba de un plumazo sus mensajes, dando por terminada la fogosa relación virtual que habían mantenido, al considerar que ya no le daba más juego el amante de turno.

La experiencia de escribir esta novela, le costó a la autora ponerse en muchas ocasiones en la piel de Jennifer Turnner, sintiendo que estaba manejando a esos hombres que le estaban proporcionando la historia que buscaba, llegando a sentirse muy mal. Pero lo que le ayudaba a reparar el “mal” ocasionado, era pensar que para construir una historia debes investigar a través de los canales adecuados, y en este caso, no había alternativa alguna. images-51

Afortunadamente, aunque ella consideró que cuando saliera la novela al mercado, la tacharían de todo, menos de bonita, ha recibido varios mensaje de esos “anónimos protagonistas” felicitándola por la idea que tuvo, y no haber dado dato alguno que pudiera identificarles, al estar casados en una gran mayoría. Alguno se sintió defraudado porque, habiendo hecho el esfuerzo de complacerla en su petición de narrar la conquista a través de emails, ya veía conseguido ese encuentro. Y otros sospecharon de que esa historia cibernética no iba a llegar a ningún sitio, viendo como, tras tantos mensajes intercambiados, ya no tenía razón de ser retrasar más la cita prometida.

Para mi, su autora, ha sido una gran experiencia, al ser la primera vez que introduzco en mis novelas a personas reales
10835262_10203310891360127_6678612555319648701_o

Lectores de mis obras: de 2 en 2.

10857906_10203428176252176_8278519494293595267_n

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Me regalaron sus dos novelas a la vez por mi cumpleaños. Por falta de tiempo, las dejé en la librería. Allí han estado cerca de tres meses.

En agosto he tenido vacaciones y, por fin, tiempo para mi relax. Me llevé sus novelas, junto con otra que también esperaba su turno.

Empecé a leer por la que más me llamó la atención: sexoenlared.com

10854397_10203408573442118_6630841574661296759_oY tengo que confesarle que me impactó su contenido erótico, que jamás había leído en este tipo de novelas. Y, además de parecerme un gran trabajo de investigación, debo confesarle que tiene una gran imaginación, que sabe trasladar muy bien la autora, usted, a la escritora, protagonista de esta novela.

Me encanta leer, y acostmbro a meterme en las historias que leo, por le que le aseguro que me metí en su piel muchas veces. Por ello, debo felicitarla por su audacia y capacidad de seducción a los hombres que encontró en la red buscando un encuentro sexual. Estoy convencida que habrán alucinado cuando hayan comprobado que, la posible cita que les ofrecía, nunca se llevó a cabo.  images-1760

 

 

 

 

images-1280Nada más terminarla, no dudé en continuar con la de Los atardeceres de Julia, y ahí ya me desarmó. No solo es una bella historia de amor, repartida entre el descubrimiento de la pasión y la crueldad del destino.

Creo que jamás había sufrido tanto leyendo algo tan hermoso.

Muchas gracias por haber compartido parte de mis vacaciones conmigo.

Un cordial saludo.

Victoria Cuenca Martín.